No sólo en los Monumentos Habita la Memoria de los Pueblos.

No sólo en los Monumentos Habita la Memoria de los Pueblos.

Todas las sociedades tienen una cultura autóctona, que es el resultado de los ciudadanos, las circunstancias, la necesidad y su historia. La cultura está en constante cambio, éstos se acumulan para el beneficio de sus pueblos. Estas metamorfosis se van transfiriendo de generación en generación, es por esto que la cultura sea original o no, no se pierde.
La República Dominicana tiene una cultura con una rica variedad que no nos deja de identificar. Nuestra cultura es una mezcla de raíces españolas, africanas y taínas. La cultura es todo lo que existe en el mundo, y que ha sido creado por la mente y la mano humana. Por ejemplo, las fiestas, los alimentos, los sistemas políticos, la manera de pensar, la ropa y las modas, los medios de convivencia y los colores
DSC_0021
DSC_0345
El valor fundamental de este artículo radica en la combinaciones de colores más utilizadas tradicionalmente en la Arquitectura Vernácula Dominicana.
DSC_0043           DSC_0064
Los materiales y sistemas constructivos son creados por el hombre y para el hombre. Responde al principio modernista «la forma sigue a la función», las soluciones son de un pensamiento racionalista privado de decoración y los colores que representan la cultura dominicana.
DSC_0817
El estilo vernáculo que va desde el siglo XIX hasta la actualidad está basado en la experiencia constructiva tradicional del pueblo. Se caracteriza por el uso de la madera estándar tipo claveaux (clavó) tanto en los muros como en plafones, los techos de zinc a dos aguas, las puertas de doble hoja en las fachadas con molduras y detalles decorativos en madera y vidrio coloreado. Tradicionalmente no había división de solares en los poblados vernáculos. Las verjas o empalizadas se hacían sólo en los corrales. La colocación de las casas no responde a ningún criterio establecido, siendo bastante desorganizada. La vida se hace fuera de la casa, utilizando ésta sólo para dormir.
DSC_0810         DSC_0815
Existen localidades que aún conservan su arquitectura tradicional como Pueblo viejo, Azua, ayudadas muchas veces por el aislamiento y el olvido, pero la falta de mantenimiento ha generado un progresivo estado de degradación en la infraestructura de las casas, pero eso no influye en el carisma y la alegría de los residentes.
DSC_0848 DSC_0873 DSC_0917 DSC_0941
Aún cuando la arquitectura vernácula haya perdido vigencia, es necesario para la arquitectura contemporánea, reconsiderar con profundidad las bases que la originaron: adaptación al sitio. Es vital señalar la importancia de la restauración y conservación de los edificios vernáculos y antiguos, tanto por su valor como objetos culturales como para seguir siendo estudiados. Existen en ellos cosas que debemos aprender, lo que se ha mencionado es lo esencial, lo ideal sería la elaboración de investigaciones que nos den enfoques distintos y de mayor alcance y una forma de no perder parte de nuestro patrimonio cultural.

Leave a Reply